Byte PR

Bytepr.com la Red Social de los profesionales de la Comunicación y el Marketing

Valga como reflexión en voz alta. Hay una parte importante en las reglas del juego de los que quieren emprender algún reto en el difícil universo económico y empresarial, que no pasan por sencillos conceptos teóricos de la reflexión: hay que ganar dinero y nada más.

 

Según la corriente "clásica", la ética tiene como objeto los actos que el ser humano realiza de manera consciente y libre (es decir, aquellos actos sobre los que ejerce de alguna manera un control racional). No se limita sólo a ver cómo se realizan estos actos, sino que busca emitir un juicio sobre los mismos, que permite determinar si un acto ha sido éticamente correcto o no.

 

Esto implica establecer una distinción entre lo que es correcto y lo que es incorrecto desde el punto de vista ético, y si el bien y el mal éticos coinciden o no con lo que serían el bien y el mal en sí.

 

No basta con conocer y saber utilizar las herramientas que te permitan visionar sobre el papel, si un negocio va bien o no va bien (la tesorería, la contabilidad, la evolución de las ventas, los presupuestos, ... ). Se trata de sumergir nuestra creatividad y nuestros conocimientos en conceptos quizás menos racionales y más emocionales como son los que nos acercan al humanismo.

 

Todos sabemos que grandes empresas se han construido por el sentido de pertenencia de cada uno que trabaja, y que el impulsor principal de esta forma de "sentir" la empresa es quien la dirige.

 

No se debe confundir el "paternalismo" con las buenas artes para fomentar actitudes positivas en un proyecto o una empresa.

 

Aquí entran los conceptos "éticos". Aquí es donde se toma conciencia que hay que ganar dinero, pero hay que saber utilizarlos. Saber que debería haber una obligación no escrita, que es la de saber premiar a todo el equipo por el trabajo realizado.

 

Lo que debe quedar claro es que no es verdad que "todo vale" en el mundo de la emprendeduría y en el mundo de los negocios. La ética tiene que ver con haber actuado bien o mal.

 

Algunas actitudes de algunos políticos para justificar sus decisiones son un buen ejemplo. Yo soy un firme defensor de que pocos políticos ganan elecciones, en realidad las pierden los demás.

 

Seguramente se puede pensar que es una visión muy ramplona de lo que debería ser la ética, pero de lo que no tengo ninguna duda, es que se le debería dar la importancia que tiene, si queremos construir un mundo más correcto.

Visitas: 1229

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Byte PR para añadir comentarios!

Participar en Byte PR

¿BUSCAS/OFRECES TRABAJO?


Consulta las ofertas que hemos colgado en la pestaña JOBS o envía un correo a ofertas@bytepr.com


Bibliografía recomendada

Branding Personal, un libro que te ayudará a gestionar tu marca profesional
Autor: varios autores

Podéis descargar en PDF aquí.

Publicidad

Comunicación y RR.PP.

Distintivo

Cargando…

© 2018   Creado por Claudio Bravo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio